martes, 30 de junio de 2015

Perú confirma intervención de minería ilegal en el río Suches

El Ministerio del Ambiente, la Policía Nacional de Perú y la Fiscalía ejecutarán un operativo de interdicción a la minería ilegal que se desarrolla en el río Suches, colindante con Bolivia. La intervención se hará en conjunto con autoridades bolivianas, informó el periódico Correo.pe.
El medio impreso del vecino país señala que tras la primera ofensiva contra los mineros ilegales e informales, que se ejecutó durante el primer trimestre de 2014 en las zonas de Puno y Madre de Dios, se volvió a evidenciar contaminación en el río Suches.
El ministro del Ambiente, Manuel Pulgar-Vidal, anunció el pasado fin de semana que en cumplimiento de los acuerdos adoptados en el primer gabinete binacional entre Perú y Bolivia se dispuso realizar un operativo contra la minería ilegal en la Cuenca del Río Suches.
"Una de las complejidades se debe a la costumbre de escapar al lado boliviano. Los mineros ilegales se escapan al otro lado, a eso juegan”, afirmó la autoridad.
El control binacional contra la minería ilegal se realizará en coordinación entre la Autoridad Jurisdiccional Minera de Bolivia (AJAM) y el Alto Comisionado en Asuntos de Formalización, Interdicción de la Minería Ilegal de Perú (Acafmira).
Página Siete informó el sábado que la AJAM prepara una intervención en los ríos Madre de Dios y Suches, que colindan con Perú, donde se hace una explotación ilegal de oro. A la fecha se tiene identificados a varios operadores, entre ellos cooperativas mineras, comercializadoras y otros.
Según la AJAM, Bolivia exportó en 2012 casi 60 millones de dólares en oro, pero en 2013, cuando la fiscalizadora minera de Perú comenzó sus medidas de control de la explotación ilegal, las ventas bolivianas subieron a 200 millones de dólares; en 2014, el valor de exportación de oro cerró en más de 1.000 millones de dólares.

La Autoridad de Cooperativas corre riesgo de cerrarse

La Autoridad de Fiscalización y Control de Cooperativas (Afcoop), encargada de regular a todas las cooperativas a nivel nacional, está en riesgo de cerrarse debido a la falta de presupuesto para su funcionamiento.
La Afcoop fue creada en mayo de 2014 con la aprobación del reglamento de la Ley General del Cooperativas 356. En ese entonces el Gobierno destinó un presupuesto de poco más de un millón de bolivianos, provenientes del Tesoro General de la Nación (TGN), para su funcionamiento por un año, es decir, hasta mayo pasado.
En ese plazo, la Afcoop debía consensuar con las más de 7.000 cooperativas existentes en el país una tasa de regulación que le permita tener fondos para su funcionamiento. Es así que propuso cobrar el 2,5% de las ganancias anuales de las cooperativas.
El porcentaje fue rechazado por la Confederación Nacional de Cooperativas de Bolivia (Concobol), al constituir este pago una segunda tasa de regulación, porque actualmente las cooperativas pagan un 1% de sus ingresos anuales a entidades del Estado que regulan su actividad.
Por ejemplo, una cooperativa de ahorro cede el 1% de sus ingresos a la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI). A ese porcentaje debería sumarse el 2,5% propuesto por la Afcoop.
Debido a la falta de consenso entre ambas partes, el viceministro de Empleo y Cooperativa, Benito Rodríguez, advirtió ayer que la Afcoop corre el riesgo de cerrarse porque desde julio próximo no contará con una fuente de financiamiento.
Ante esta situación, dijo que se solicitó al Ministerio de Economía una asignación presupuestaria extraordinaria que permita a la Autoridad funcionar hasta diciembre de este año, a objeto de que en ese tiempo pueda consensuar la tasa de regulación.
"Es una preocupación como ministerio y particularmente para nosotros como autoridad del rubro, porque a partir de julio en adelante ya no tiene presupuesto, pero estamos haciendo una representación ante el Ministerio de Economía para que pueda financiar hasta diciembre y hasta eso la Afcoop pueda tener su tasa de regulación”, anunció el viceministro Rodríguez.

Para cooperativas mineras Aprueban Bs 11,6 MM para maquinarias

De enero a junio de 2015, el Fondo de Financiamiento para la Minería (FOFIM) aprobó por valor de Bs 11.631.552,00 para asignación a cinco cooperativas mineras del Departamento de Potosí y La Paz.

Las cooperativas mineras beneficiadas son La Cooperativa Minera Aurífera Sorata por valor de Bs 3.493.920,00; Cooperativa Aurífera Muñecas Chaco por valor de Bs 751.680,00, Cooperativa Minera Estrella del Sur por valor de Bs 2.220.240,00, Cooperativa Minera San Salvador de Itulaya por valor de Bs 1.685.712,00 y la Cooperativa Aurífera Cotoca por valor de Bs 3.480.000,00.

El objetivo de los préstamos es fortalecer las operaciones mineras con la implementación de equipo y maquinaria para mejorar los índices de producción en las Cooperativas Mineras mencionadas.

Ajuste salarial llegó con recortes a minería estatal



No todas las empresas de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) lograron la productividad deseada; por lo tanto, los trabajadores no recibieron el aumento salarial del 8,5% establecido por el Gobierno, según informó Marcelino Quispe, presidente de Comibol.

Según dijo, el incremento llegó sólo al 4% en algunos casos y en otros sólo al 8% de acuerdo con el cumplimiento de las metas físicas, según refirió.

“En algunas empresas no se ha cumplido en esa magnitud. En algunas empresas se está incrementando el 6%, en la otra un 8%, de acuerdo a las utilidades que han logrado en la anterior gestión”, declaró Quispe a la Red Erbol.

De acuerdo con un dato de la misma empresa, la planilla de Comibol, el pasado año, con el incremento del 10% erogó un total de más de 21 millones por el tema salarial, desde el personal ejecutivo hasta el personal auxiliar.

Recordó que en el caso de Huanuni, los trabajadores no recibieron aumento salarial porque la empresa está en proceso de lograr un punto de equilibrio en sus finanzas.

Quispe reiteró la dependencia que tiene la minería boliviana de los precios internacionales. En esa medida, señaló que las empresas de Comibol tienen la instrucción de aumentar su producción para hacer frente a la disminución de los precios de los minerales.

“Somos dependientes del mercado internacional en lo que se refiere a metales y concentrados de minerales. Empero cada empresa está tomando sus recaudos correspondientes”, afirmó.

Bs 11.6 millones: Cooperativas acceden a crédito Fofim

De enero a junio de 2015, el Fondo de Financiamiento para la minería (Fofim) aprobó por valor de Bs 11.631.552,00 (Once millones seiscientos treinta y un mil quinientos cincuenta y dos 00/100 bolivianos), para 5 cooperativas mineras del departamento de Potosí y La Paz.

Las cooperativas mineras beneficiadas son: La Cooperativa Minera Aurífera Sorata por valor de Bs. 3.493.920,00; Cooperativa Aurífera Muñecas Chaco por valor de Bs 751.680,00, Cooperativa Minera Estrella del Sur por valor de Bs 2.220.240,00, Cooperativa Minera San Salvador de Itulaya por valor de Bs 1.685.712,00 y la Cooperativa Aurífera Cotoca por valor de Bs 3.480.000,00.

El objetivo de los préstamos es para fortalecer las operaciones mineras con la implementación de equipo y maquinaria para mejorar los índices de producción en las Cooperativas Mineras mencionadas.

Para conseguir los créditos, los responsables de las cooperativas mineras cumplieron con todos los requisitos establecidos por el Reglamento Operativo de Préstamos del Fondo de Financiamiento para la Minería (Fofim).

El Fofim comenzó a dar préstamos desde su creación el 4 de agosto de 2009 mediante el Decreto Supremo Nº 0233, y hasta la fecha del mes de junio de 2015 se aprobó el financiamiento para 46 cooperativas mineras del país.

Los plazos para préstamos para proyectos destinados a la mejora de sistemas de explotación y concentración de minerales son hasta tres años y para proyectos de construcción o compra de plantas de concentración de minerales hasta seis años.

Materias primas con precios en bajada

Puede parecer exagerada la apreciación, pero las cifras y las previsiones de expertos sobre el futuro inmediato de la economía en la región y en nuestro país, nos hacen presumir que hay necesidad de tomar ciertos recaudos para evitar perjuicios en importantes sistemas de nuestra producción.

Los datos que maneja el Instituto Nacional de Estadística (INE) con relación al primer trimestre del año, aunque ya estamos muy cerca a la conclusión del segundo, señala que las exportaciones de productos bolivianos descendió en una proporción del 27,6 por ciento en comparación a lo que vendimos en igual periodo del año pasado.

En la presente gestión los rubros que han sentido mayormente el efecto negativo son los de hidrocarburos, la minería y las manufacturas, en los tres casos la causa del mal es y parece que seguirá siendo la caída en los precios internacionales de nuestras materias primas.

En cuanto a los hidrocarburos, pueden darse algunas condiciones favorables para contrarrestar la situación, particularmente con incremento productivo, que si bien se da de algún modo en el tiempo actual, se vislumbra la perspectiva "saludable" de reemplazar o reforzar yacimientos en explotación con nuevos pozos, como el descubierto recientemente en Yapacaní.

Las manufacturas si bien disminuyeron en la cantidad exportable, el hecho tiene relación con factores internos, la presión del contrabando, la saturación de los mercados, especialmente de ropa (textiles y otros) con productos chinos que son introducidos en grandes cantidades, además de otros factores, como la falta de incentivos y la defensa de la producción nacional.

No es la misma situación de la minería, que lamentablemente es directamente dependiente de los precios que rigen en los mercados internacionales, donde compran nuestra materia prima a precios bajos porque la misma, en mayoría sale de nuestras fronteras en bruto, sin valor agregado que pueda elevar su precio salvo el caso del estaño, cuyos lingotes de alta pureza tienen reconocida calidad y al venderse como metálico recupera un mejor precio, aunque sigue siendo materia prima para las grandes industrias externas.

El desafío del Gobierno está en dar el gran salto hacia la industrialización de nuestra minería, pero se trata de un proceso todavía complejo, debido a que no se definen las políticas adecuadas para responder a esa necesidad de eliminar la dependencia externa y manejar una producción creciente y objetiva de minerales.

Un paso ineludible y urgente es aplicar la nueva Ley de Minería, pero debidamente reglamentada, con una apropiada normativa tributaria (impositiva) que sea de incentivo y no ahuyente inversiones, pues lo que más se necesita en el momento son capitales y tecnología de punta para prospectar, explorar y definir nuevos yacimientos con perspectivas de alta rentabilidad para el Estado, inversionistas, trabajadores y la comunidad en general.

Hay que tomar en cuenta que la presión externa, el caso de China especialmente, con una economía que disminuyó su ritmo productivo, ocasiona la caída de los precios de las materias primas, fenómeno que puede persistir debido a que el país asiático ha cambiado ciertos métodos en su gigante sistema productivo que reduce la demanda de los concentrados de minerales, como los que todavía se producen y se exportan desde Bolivia.

Para tener una idea más próxima a la realidad en materia de inversiones, datos oficiales del Banco Central de Bolivia muestran que la Inversión Extranjera Directa (IED) se redujo en el último tiempo debido al pago de las acciones que compró el Gobierno a empresas transnacionales y una transportadora de electricidad.

El informe se complementa con detalles sobre la distribución que se hizo de los recursos provenientes de la IED, y que correspondieron a un 64 por ciento con destino a los hidrocarburos, un 20 por ciento benefició al sector industrial y nada más que un 10 por ciento se dispuso para el sector minero y un mínimo saldo a otros sectores.

Como se puede observar, la inversión extranjera bruta recibida en el país benefició al sector de los hidrocarburos, pero la minería continúa siendo, como dijo un analista, la cenicienta en materia de beneficios para impulsar su producción.

En el análisis del comportamiento económico internacional, se sabe que un proceso de desaceleración de la economía china es causante para la baja de cotizaciones en las materias primas, como las que producimos en el país, debido a que la creciente industria manufacturera asiática necesita cada vez menos cantidad de materias primas, como los concentrados que todavía exportamos pero en menor cantidad. El hecho se traduce en una menor cotización de nuestros concentrados, con el perjuicio directo a nuestra economía y la de algunos vecinos que también exportan commodities.

El gran problema de nuestra economía es que la misma sigue concentrando sus prioridades en la extracción de materias primas, hidrocarburos con mucha intensidad y los minerales que en este tiempo ocupan el segundo lugar en la generación de divisas para el Erario Nacional, pero que por necesidades estratégicas debe retomar su importancia de hace años, para garantizar el desarrollo del país.

El problema es que en materia de minería más de dos años se registra la tendencia de bajada en los precios internacionales, ese hecho tiene sus efectos en los volúmenes de producción que han disminuido ostensiblemente y que obligan a disponer recursos extraordinarios para compensar ese bajón y evitar el colapso en algunas minas del país-

Una solución debe atender la sugerencia de expertos en materia minera, que plantean disponer un mayor flujo de recursos estatales o provenientes de las inversiones nacional y/o externas, para competir con las que se dispone para la exploración y explotación hidrocarburífera, tomando en cuenta que el desarrollo de grandes proyectos mineros demanda tiempo y esfuerzo, que no pueden seguir postergados.

lunes, 29 de junio de 2015

Perú y Bolivia combatirán minería ilegal en Suches

Los Gobiernos de Perú y Bolivia acordaron enfrentar la explotación ilegal de oro en la cuenca del río Suches, en la frontera entre ambos países, donde se alerta la presencia de decenas de ciudadanos de ambas nacionalidades que se dedican a extraer el mineral.

Según información del diario peruano 'La República', las acciones están enmarcadas en los 36 acuerdos que alcanzaron Ollanta Humala y Evo Morales en el primer Gabinete binacional de ministros, que se llevó adelante la semana pasada en Puno.

El ministro del Ambiente peruano, Manuel Pulgar Vidal, señaló que iniciarán una interdicción binacional para poner un alto a la minería ilegal en la cuenca del río Suches, que desemboca en el lago Titicaca, incrementando la contaminación.

Según la Dirección Regional de Energía y Minas de Puno, y la Fiscalía en Materia Ambiental, en la cuenca del Suches hay alrededor de 400 mineros, entre peruanos y bolivianos. Todos se protegen para evitar cualquier acción policial.

En 2012 el Gobierno boliviano intervino la zona, incautando maquinaria y expulsando a extranjeros. Se anticipó la instalación de dos puestos militares en frontera, pero eso no se concretó y la actividad ilícita se incrementó.