miércoles, 18 de enero de 2017

La minería con tendencia arribista mejoró el rubro de exportaciones

Cuando se habla de la importancia de la actividad minera en nuestro país, es claro que el rubro, pese a las limitaciones productivas del tiempo presente, sigue siendo un factor innegable en la generación de divisas para el Estado y de regalías para las regiones en las que se desarrollan proyectos mineros de importancia.

Si se diera la figura de encarar un plan minero nacional en base a políticas definidas, cuidadosamente estudiadas, convenientemente financiadas, técnicamente desarrolladas y celosamente controladas, inclusive fiscalizadas al tratarse de recursos naturales de los bolivianos, con seguridad que mejorarían sustancialmente las cifras positivas de extracción de minerales, tratamiento en ingenios de la producción y exportación con buenos precios comerciales y el retorno de utilidades para impulsar planes de desarrollo de manera general.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) a noviembre del reciente año concluido (2016), señala que las exportaciones de minerales y manufacturas subieron en 5% y 5,2% respectivamente con relación a igual periodo del 2015.

La información del INE señala además que hasta noviembre del año pasado las ventas de minerales al exterior significaron un ingreso de 1.688 millones de dólares, cifra superior a los 1.608 millones de dólares que se captaron de enero a noviembre del 2015.

La actividad minera nacional ha estado confrontando una serie de problemas debido a la fuerte contracción de precios incluso hasta el segundo trimestre de la última gestión cuando algunos minerales recuperaron paulatinamente sus precios y compensaron sus costos de producción, el caso de Huanuni, la mina estatal más importante del país pero al mismo tiempo la que tiene mayor obligación socio-laboral para poco menos de 4.000 trabajadores. Colquiri la otra mina estatal de alto rendimiento, con algo más de 1.200 trabajadores logró utilidades e incluso se permitió encarar planes de prospección y exploración de nuevas vetas para mejorar su producción, la que se elevará con la instalación de un nuevo ingenio para el tratamiento de sus concentrados. En el caso de Huanuni, el ingenio Lucianita, construido por una empresa china, simplemente no funciona y perjudica los planes de incremento del volumen y calidad de concentrados, para recuperar las pérdidas que arrojó su bajo rendimiento con un precio bajo para el estaño.

Al cierre de las actividades mineras en el penúltimo mes del 2016, se menciona que el buen comportamiento de las exportaciones se debió a una mayor venta de zinc, con un valor relativamente estable por libra fina (L.F.), en tanto que el plomo, la plata y el oro alcanzaron mejores valores en su comercialización externa, que de acuerdo al INE de modo general fluctuaron entre un7% y 21% de incremento. Se complementa el informe con un añadido que hace referencia a la exportación de joyería en oro, venta de plata y estaño metálico, como rubros especiales que aumentaron las cifras y utilidades por su demanda en los mercados externos.

La importancia de la minería boliviana tiene que observarse desde el punto real de sus orígenes, la plata primero desde el rico Cerro de Potosí, años después declina esa explotación y da paso a la era del estaño "el metal del diablo", escondido en vetas de profundos socavones, mineral que aún mantiene activos varios distritos especialmente de la minería estatal y muchas cooperativas.

En un avance tecnológico sin precedentes, los concentrados de estaño fueron procesados primero en una fundición privada que aún sigue produciendo, pero a nivel gubernamental se instaló la primera fundición de Bolivia y desde entonces el metal (del diablo) se convierte en lingotes de alta demanda en el exterior, gracias a su calidad con pureza del 99,5 por ciento, convirtiendo a nuestra metalúrgica en una de las más reconocidas a nivel mundial.

Pese al repunte de las exportaciones de minerales y manufacturas, según el INE, se establece que el valor de las exportaciones bolivianas entre enero y noviembre del 2016 bajaron en una proporción del 19,5 por ciento, respecto a los once meses del 2015, cuando se registraron 8.259 millones y el año recientemente pasado sólo se exportó por un valor de 6.651 millones de dólares, suma total en la que minerales y manufacturas, tienen la mayor incidencia económica.

De acuerdo a las cifras que se manejan, es bueno señalar que en el caso minero las exportaciones mejoraron en cuestión de tres meses, claramente entre septiembre, octubre y noviembre. Un registro del mismo INE y que se explica en un cuadro adjunto, hasta septiembre 2016 la extracción de minerales y su venta se encontraban en el tercer lugar.

Las exportaciones de minerales alcanzaron un valor de 1.333,3 millones de dólares, lo que significó un 0,3 por ciento más de lo obtenido a septiembre del 2015, cuando se llegó a 1.329,1 millones de dólares. Eso significa que pese a ciertas limitaciones, las ventas mineras significaron un buen porcentaje del total de exportaciones bolivianas, las que se mueven en el tiempo actual entre los tres rubros de mayor movimiento, el gas, las manufacturas y los minerales, estos últimos que subieron de lugar hacia finales del año.

Si bien se presentan periodos favorables a las exportaciones de nuestro mineral concentrado y sólo un rubro de metal con valor agregado, caso del estaño, la perspectiva del negocio minero constituye evidentemente una cadena de muchos eslabones, hasta llegar a la industrialización de esa materia prima, pero de manera generalizada, lo que debe constituir el proyecto de mayor alcance para ubicarnos internacionalmente entre los productores de metales con valor agregado surtiendo a las grandes industrias, pero además promoviendo una línea industrial paralela en nuestro país.

Algo hay que superar en el proceso actual de comercialización que permite a nuestros compradores aprovechar ingresos adicionales por el tratamiento de nuestros concentrados de los que extraen derivados de alto valor comercial, que no se incluye en el cierre neto del simple concentrado. Se necesita procesar nuestro mineral en ingenios adecuados, recuperar en el país los derivados y exportar con valor agregado los concentrados fundidos.

Según los expertos, ese proceso al que nos referimos, necesita de fuerte inversión para entrar de manera práctica al desarrollo metalúrgico y siderúrgico en el país, teniendo ya una base importante en la metalúrgica de Vinto, se espera que también se habilite Karachipampa y en un tiempo que no debe prolongarse más allá de lo racionalmente admisible, debe funcionar la siderúrgica del Mutún.


martes, 17 de enero de 2017

Recuperación en precio de commodities

El año que terminó será recordado como el de la recuperación en el precio de los commodities, claro ejemplo para Chile es el alza de 17% para el cobre luego de tres años consecutivos de caídas. Pero la pregunta es qué pasará este año ¿Seguirá la recuperación? Bancos de inversión creen que, en general, las materias primas tendrán alzas, pero que de todas formas serán más moderadas que las del año pasado impulsadas por una mayor demanda a nivel global. De hecho, Goldman Sachs después de cuatro años, recomienda subponderarlas. Otros de los que está a favor de los commodities es City, quien considera que la sobreoferta del mercado, que vino por los altos precios que se vieron hasta 2010, "finalmente se está balanceando".

Pero hay commodities que no se ven muy auspiciosos. Y es que existen voces que señalan que en el caso del hierro, que tuvo un alza de más de 80% el año pasado, es excesivo y su precio deberá ajustarse. Cobre recupera un poco más. En el caso específico del cobre, las proyecciones es que tendría una leve alza apoyado por la mayor demanda de China, mayor consumidor del metal del mundo. Para Goldman Sachas el precio del metal estará en $us 2,8 la libra en la primera parte de este año, ya que considera que la demanda que se viene "es mucho más fuerte de lo que esperábamos". Mientras que City estimó que el valor del metal rojo llegará $us 2,52 la libra durante este año.

Mineros asalariados plantean apoyo estatal para reactivar el aparato de producción minera

El año recientemente concluido, no ha sido totalmente malo para la minería en términos globales, la caída de precios causó serios problemas, pero ya en el segundo trimestre del 2016 comenzó una elevación de precios que sin ser una solución total a los problemas, permitió, por lo menos en el sector estatal nivelar los gastos de operación y sostener un ritmo productivo que de mantenerse podría facilitar -en el caso Huanuni- una recuperación económica para cubrir la deuda contraída por la pérdida de la gestión pasada y de principios del 2016 y luego remontar ingresos para registrar utilidades.

Colquiri está en ese ritmo, no perdió, pero disminuyó sus ingresos, pese a esa situación permitió ciertas utilidades consideradas importantes, dadas las adversas condiciones en que se desenvuelven todavía las actividades mineras, con relativa estabilidad en las cotizaciones.



REESTRUCTURACIÓN DE COMIBOL

Hay que recordar que los mineros asalariados a través de su máximo organismo sindical, la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (Fstmb) inmediatamente que se oficializó la caída de precios y ante la alternativa de que tal proceso se prolongue por mucho tiempo, como sucede todavía, plantearon al Gobierno, a través del Ministerio de Minería y Metalurgia (MMM), una urgente reestructuración de la Corporación Minera de Bolivia. (Comibol).

El planteamiento fue de conocimiento oficial de las autoridades superiores de minería y por supuesto también de la planta ejecutiva de la cuestionada Comibol, habiéndose dispuesto la conformación de una comisión, por lo menos eso se dijo entonces, para trabajar en la reestructuración de la estatal minera.

Ha pasado bastante tiempo y a la fecha no hay indicios fehacientes sobre ese importante trabajo que si bien merece mucho cuidado, tampoco puede extenderse de manera indefinida y sin resultados positivos que generen el cambio que necesita la burocratizada Comibol, que debe convertirse en un organismo técnicamente operativo, para ocuparse en delinear una nueva política minera, productiva, rendidora y totalmente desburocratizada, para no seguir en la línea de sostener una planta de funcionarios con tareas de oficina, cuando lo que se necesita es un plantel profesional técnico y un número adecuado de empleados en tareas de apoyo logístico y de administración.

Del plan de reestructuración de Comibol no se dice nada oficialmente, tanto así que un ex ministro y actual miembro del directorio de la Comibol, mencionó la posibilidad de "refundar" la Comibol, posiblemente con un obligado cambio de razón social, que en realidad, es lo menos importante para que ese organismo asuma responsabilidad en la dirección de la política minera, su ejecución y la evaluación de su efecto productivo, en beneficio de la economía nacional.



FONDOS PARA

REACTIVACIÓN

Como no se ha dicho nada de manera oficial sobre la reestructuración de la Comibol, los mineros asalariados han optado ahora, por plantear al Gobierno el "apoyo estatal" para "reactivar la minería" y que tal proceso tenga ejecución desde los primeros meses del nuevo año 2017.

A los mineros asalariados se han sumado los cooperativistas, coincidentemente preocupados también de la necesidad de aumentar y efectivizar las tareas de prospección, exploración y explotación de nuevos yacimientos mineros, para generar un nuevo esquema minero con proyección a los años venideros, cuando se haga necesario el reemplazo obligado de las unidades tradicionales en constante proceso de agotamiento.

Los trabajadores mineros asalariados a través de su principal ejecutivo hicieron saber que "en la gestión del 2016, ese sector no sintió de manera efectiva un apoyo del Gobierno que les hubiera permitido mejorar sus condiciones laborales", reconoció que existieron fideicomisos para apoyar a las empresas de manera global, pero que tal apoyo se diluyó en la compra de alguna maquinaria y en herramientas y materiales que temporalmente evitaron la paralización de labores, en la mina de Huanuni y en algunas cooperativas.

En la actualidad, el pedido tiene un objetivo más concreto y es permitir a los mineros asalariados dedicar sus tareas a la prospección y exploración de nuevos yacimientos para "manejar" nuevos proyectos que sean productivos y que además se desarrollen sin interferencias de sectores comunitarios, que como ya sucedió alteran los planes y perjudican su desarrollo.

Una parte de la ayuda que se demanda al Gobierno, se utilizará en el cumplimiento de programas de preservación del medio ambiente, tomando como ejemplo el caso de Huanuni, que echa sus aguas a un río que en largo recorrido contamina muchas tierras de sembradío de varios alimentos para consumo humano y de forraje para el ganado de la zona. Se tratará de remediar ese problema que por muchos años, es el dolor de cabeza de autoridades de una vasta región y la queja y sentimiento de abandono de una población que pide limpiar su territorio, sanear el agua, recuperar y cuidar la salud de centenares de familias que están ubicadas en proximidad del contaminado rio Huanuni.

En realidad lo que se precisan son recursos para encarar planes mineros, pero al mencionar tal hecho, para los expertos, las cosas tienen un orden inevitable e ineludible que cumplir y es que lo primero es lo primero, no se podrán desarrollar proyectos mineros, si antes no se cumple con la verificación de potencialidad de nuevos yacimientos y para encontrarlos, hay que invertir en prospección y exploración y en estos dos pasos, que a veces son desalentadores, se juegan dos elementos imprescindibles, inversión y tiempo.



LA GRAN INCÓGNITA

Más allá de interesantes propuestas y de muy buenas intenciones, en el negocio de la minería se necesita además formalidad en el desarrollo de programas de investigación de yacimientos, lo que demanda gastos especiales que deben ser desembolsados en la medida que avancen las tareas de ubicación, verificación de nuevos yacimientos, asegurar su potencialidad y establecer con adecuado respaldo, la inversión para la puesta en marcha de su explotación.

Cuáles son los posibles proyectos que entren en la lista de las opciones más favorables, en qué lugares del país, bajo qué auspicios, privados o estatales, posiblemente mixtos, inclusión de por medio de algún inversionista externo, porque hay varios que esperan conocer reglas de juego para proponer su inclusión en los futuros planes mineros, por lo mismo, posibilidades hay, pero lo que falta es "ordenar la casa por dentro", para que definiendo un responsable del proyecto, que debería ser la Comibol, pueda encararse el pedido de los mineros asalariados, la reactivación de nuestra minería nacional.

Potosí, La Paz y Oruro recibieron más recursos por regalía minera


La directora ejecutiva del Servicio Nacional de Registro y Control de la Comercialización de Minerales y Metales (Senarecom) informó que hasta diciembre de 2016, el país recaudó más de Bs 929 millones por concepto de regalía minera, de los que Potosí se llevó Bs 616 millones. Es el departamento que obtuvo la más alta participación en las regalías de la actividad minera, siguiéndole La Paz, Oruro y Beni, además de Santa Cruz.

GOBERNACIONES Y MUNICIPIOS

Estos ingresos se distribuyeron entre más de 160 municipios en los nueve departamentos del Estado, de acuerdo con los volúmenes producidos y comercializados. Las gobernaciones acceden al 85 por ciento de los recursos por regalías y los municipios productores al 15 por ciento. Los gobiernos departamentales deben desarrollar planes de exploración, para estimular la actividad minera en sus respectivas jurisdicciones.

INFORME

El Servicio Nacional de Registro y Control de la Comercialización de Minerales y Metales (Senarecom), junto a otras entidades, bajo la tuición del Ministerio de Minería y Metalurgia, presentaron el pasado viernes la audiencia pública de rendición de Cuentas Final 2016 e Inicial 2017, en la ciudad de Oruro, en el marco del Programa de Transparencia en la Gestión Pública.

En la oportunidad, Abastoflor, expuso los resultados alcanzados en la gestión 2016 y los proyectos a ser ejecutados en el año en curso.

DISTRIBUCIÓN

Del total del monto recaudado, Potosí recibió la mayor cantidad de recursos hasta diciembre (Bs 616,4 millones), seguido de La Paz (Bs 154,5 millones), Oruro (Bs 76,4 millones), Beni (Bs 38,6 millones) y Santa Cruz (Bs 25,7 millones). El resto de los departamentos percibe ingresos menores por similar concepto.

GESTIÓN 2015

La autoridad mencionó, asimismo, que en la gestión 2015 se recaudaron por el mismo tributo Bs 846,8 millones, lo que representa una variación menor de 9,72% respecto a los ingresos logrados el año 2016.

COMPENSACIÓN

Explicó también en el informe que la regalía minera es una compensación económica que los productores mineros tienen que pagar al Estado, por el derecho que se les otorga para explotar los recursos minerales y metales no renovables.

El evento, bajo la presidencia del ministro del sector, César Navarro, se desarrolló en la Casa Municipal de Cultura “Javier Echenique Álvarez”, en Oruro, con la participación de actores productivos mineros, representantes de organizaciones sociales, autoridades locales y nacionales, ejecutivos de empresas e instituciones, entre otras.

OFICINAS

Asimismo, con el propósito de afianzar la presencia del Estado en aquellos municipios con riqueza mineralógica, la autoridad, sostuvo que se inauguraron oficinas regionales, en San Ramón, Tercera Sección Municipal de la Provincia Ñuflo de Chávez del departamento de Santa Cruz, y en el departamento de Chuquisaca.

CONTROL

Entre los proyectos más importantes, para este año, destacó la instalación de un laboratorio de análisis químico de minerales y metales; de igual forma, centros de control en los puestos fronterizos y en aeropuertos, donde se equiparon ambientes con balanzas acreditadas, en el marco de un plan de supervisión de oro, entre otros proyectos.

lunes, 16 de enero de 2017

Destino de la minería en el distrito de Oruro

Se habla de "algo más de diez proyectos mineros" que serán analizados al interior de la Comisión de Políticas Mineras del Departamento, la misma que está integrada por autoridades y representantes de varias instituciones del distrito que tienen la responsabilidad de encarar el análisis y aprobación de emprendimientos mineros que deben desarrollarse en varias circunscripciones del departamento.

Tras un proceso de evaluación, los integrantes de la comisión definirán cuáles son los proyectos factibles de ejecución, para lo que se tramitará su financiamiento a nivel de Gobierno, esperándose un apoyo oficial que permita encarar una tarea práctica de actividades en materia minera, posiblemente también en metalurgia.

La idea es interesante, sin embargo, no es tan sencillo hablar de "por lo menos 10 proyectos", cuando en los hechos y en muchos años, no se ha definido ni un solo proyecto para la minería departamental. Es tan deficiente el sistema de trabajo en secretarías y otras instancias, que ni siquiera proyectos de prospección y exploración han avanzado convenientemente para hablar con certeza de nuevos proyectos de explotación minera.

La conformación de una comisión de "políticas mineras", puede ser un buen intento para dinamizar la principal actividad productiva de Oruro, la minería, pero bajo el convencimiento de que no se trata de "buenas intenciones", la minería exige el cumplimiento de procedimientos ineludibles que comienzan con la prospección y exploración de tentativos yacimientos, un proceso que demanda tiempo y fuerte inversión y que no avanzó positivamente en el último tiempo.

Sin querer bajar el entusiasmo de los miembros de la "comisión de políticas mineras", hay cuestionamientos que deberían formularse en los niveles que correspondan, primero para tener la seguridad de que los proyectos, pasen por el análisis de un equipo técnico profesional del mejor nivel y el respaldo de gente experimentada en materia minera, para "definir" la calidad y posibilidad de encarar una decena de proyectos.

Ya en el nuevo año y pensando en el mes de la efeméride departamental, como sucede anualmente, dirigentes de varias instancias, se mueven en la preparación de "proyectos" para ser incluidos en un pliego petitorio cuya atención se demanda al Gobierno, con la esperanza de que se los apruebe como "regalo de aniversario", de ahí que el pliego de la orureñidad, es repetitivo e incumplido cada año.

Es interesante saber que en la comisión de minería, se asume la responsabilidad de plantear un apoyo financiero para el sector minero que por supuesto oscilará entre los 50 y 100 millones de dólares, sólo para encarar una primera fase de la identificación de yacimientos, los que detectados y verificados en su futuro rendimiento, exigirán mayores recursos que tendrán que ser financiados, si se quiere mostrar que hay evidente interés por reactivar la minería regional, como parte insoslayable de una verdadera política minera nacional.

Los proyectos mineros deben tener respaldo tecnológico, fuente y valor de la inversión requerida, tiempo aproximado de ejecución práctica, ubicación de la operación y medidas medioambientales aprobadas, proyección social, fuentes de empleo y beneficios para la región, sólo entre algunos requisitos exigibles para hablar seriamente de una "política minera" departamental, no cumplir con estos pasos elementales, es simplemente alentar más minería informal e improductiva.

domingo, 15 de enero de 2017

Gobierno alista explotación de Thutu, el inédito yacimiento mineral explorado por el Estado



El Gobierno, a través de la Corporación Minera Bolivia (Comibol), alista la explotación para este año de Thutu, el inédito yacimiento mineral explorado por el Estado desde la herencia de los denominados barones del estaño que dominaron el mercado en la primera mitad del siglo XX.

“En unos días más vamos a poner en marcha el ingenio de Telamayu que lo hemos rehabilitado y la mina nueva de Thutu. Sería la primera mina que la Comibol, el Estado, estaría inaugurando porque no olvidemos que la antigua Comibol ha trabajado en la minas heredades de Patiño, Hochschild y Aramayo”, señaló el presidente Ejecutivo de Comibol, Marcelino Quispe.

El funcionario desveló los proyectos que tiene la estatal para 2017 durante la rendición de cuentas de la gestión pasada que entregó el Ministerio de Minería y Metalurgia.

Según datos del Gobierno, el proyecto Thuthu, es uno de los más importantes que desarrolla la Comibol puesto que es un yacimiento polimetálico de plata, plomo y zing.

El yacimiento se encuentra en el departamento de Potosí, Provincia Nor Chichas, a una hora de viaje del centro minero Telamayu y tiene una estructura mineralizada en superficie de una longitud aproximada 1,7 kilómetros.

Quispe además destacó nuevos proyectos como el de La Cruz, un yacimiento de oro emplazado en Santa Cruz. Además de los proyectos Concordia y Walter que están en fase de investigación.

“En Walter vamos a obtener oro, plata, cobalto y tierras raras, en tierras raras no tenemos recursos humanos y la Comibol las tiene que ir formando”, dijo. (13/01/2017)


Tecnoeventos prepara la primera versión de feria internacional de minería en Potosí

La primera versión de la feria internacional minera en Potosí, Bolivia Mining 2017 se llevará a cabo del 3 al 5 de febrero en el coliseo deportivo, según informe de Waldo Ballivián presidente ejecutivo de Tecnoeventos, empresa organizadora de varias ferias en Bolivia.

"Este año 2017 Tecnoeventos implementará varias ferias a su calendario dando inicio con la Feria Minera en Potosí, ahora con mucha más razón difundiremos y promocionaremos esta feria, sabiendo que Potosí es la cuna minera de Bolivia y también como en un inicio planteamos que la feria minera tenía que tener carácter itinerante, por lo cual estamos invitando a todas las empresas mineras y cooperativistas de Potosí como también a todos los proveedores a nivel nacional e internacional", señaló Ballivián.

Las grandes, medianas y pequeñas empresas nacionales que representan a firmas internacionales estarán presentes por lo que se espera la participación de más de 100 empresas, la visita de unas 8.000 personas entre profesionales, técnicos y un movimiento económico superior a los 40.000.000 de dólares, siendo conservador, ya que en anteriores ferias se movió arriba de los 100.000.000 de dólares entre la feria y la rueda internacional de negocios.

La feria Bolivia Mining 2017 como todas las que hemos organizado hasta hoy mostrará toda la maquinaria y equipo pesado requerido para la exploración y explotación de minerales, suministros, herramientas, y todos los servicios para la industria en general, con énfasis en el sector minero metalúrgico.

Otros sectores que también estamos invitando a la feria son la banca, aseguradoras, telecomunicaciones, transporte y logística, añadió Ballivián.

El objetivo de la feria es dar a conocer la actividad minera que se realiza en Potosí, generar un espacio de encuentro y donde se presente la última tecnología en cuanto a maquinaria, equipos y suministros, ya que la minería en este departamento tiene un gran potencial.

Las ferias mineras son consideradas como uno de los eventos más importantes que se realizan en Bolivia actualmente, ya que la mayoría de los actores de la industria se dan cita a las distintas ferias para establecer lazos que les permitan fortalecer los encadenamientos productivos entre las empresas, para generar más negocios, inversiones y una mayor competitividad.

Entre los países que ya han confirmado su participación están, Chile, Perú, Argentina, Brasil y México, EE.UU., China, por lo que se está preparando un sector especial para cada país representante, dijo Ballivián.

Finalmente, el representante de Tecnoeventos anunció que a pedido de un gran número de empresarios nacionales e internacionales la empresa volverá nuevamente a organizar la feria Expo Bolivia Minera en Oruro para el mes de octubre del 2017, por lo que en los próximos días se anunciará el lugar donde se llevará a cabo la feria, de hecho la feria que se organizará tendrá otras características, ya que contempla varias actividades simultáneas y una organización muy profesional, el lanzamiento y la campaña comenzará a principios del mes de enero próximo y se contará con al menos 12 países participantes.